Noticias

Soy Alberto Sarlo y doy la cara

Alberto Sarlo, Cuenteros, verseros y poetas

Fecha de Publicación:

Desde hace doce años milito el proyecto Editorial Cartonera Cuenteros, verseros y poetas, por medio del cual alfabetizo, enseño filosofía, literatura y boxeo en un centro de tortura. Dicha tarea conllevó la publicación de más de 32 mil libros escritos por mis alumnos/escritores/compañeros/docentes, quienes tienen la particularidad de estar presos. Todos los libros se han regalado. No vendemos nuestra obra. Los más de mil compañeros que han pasado por el Pabellón 4, han sido y son pobres, muy pobres, marginales podés llamarlos si querés. En doce años nunca tuve un pibe clase media, ni media baja. El hecho de que labure ad honorem es un mero capricho personal. Siempre sostuve que quienes ejercen la docencia en los centros de tortura deben percibir un sueldo digno y no la miseria que les pagan.
Por alfabetizar a la negrada me tengo que bancar infinidad de amenazas y puteadas que me mandan al celular o al facebook. La típica frase es «el día que maten/violen/descuarticen a…..(en líneas suspensivas pongan el familiar cercano que se les ocurra) vas a ver como vas a querer matar a esos negros de mierda». No exagero si digo que he recibido miles de mensajes parecidos. Hace años que me acostumbré. Tengo claro que es preferible – y mucho más barato -, recibir mensajes amenazantes a que te rayen todo el auto o te desinflen las ruedas en el estacionamiento de la Unidad 23 como me ha pasado en diferentes ocasiones. Cuando me llaman telefónicamente o me mandan mensajes por facebook automáticamente los bloqueo. Si lo hacen por vía pública ustedes ni se enteran porque los elimino de inmediato, ya que no me gusta llenar de carga negativa los posteos.
Ahora bien, debo confesar que lo ocurrido esta semana, superó con creces «el promedio tolerable de amenazas». Esto se debe a que en estos días volví a publicar los posteos de hace un año en donde recordaba la actitud que tomamos los compañeros del pabellón 4, los días 1 y 2 de Noviembre de 2020, frente a los reclamos masivos y la consecuente represión y masacre ordenada por el Jefe del SPB, Xavier Areses, con el aval de todo el Poder Judicial y con la complicidad cobarde de la Subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.
Algunos mensajes corresponden a miembros del Poder Judicial que por motivos entendibles desprecian mi tarea (el que les recuerde a sus excelentísimas señorías que son cómplices del racismo imperante que deviene en que mueren 15 preses por mes frente a sus narices y no hagan nada, ayuda a comprender su encono). Otros claramente correspondían a ex penitenciarios que ni siquiera ocultan su perfil y los mas violentos, imaginativos e iracundos, corresponden a perfiles falsos de quien sabe que mente alterada.
A todos les digo que pueden seguir gastando caracteres como les plazca. El odio no cambiará nuestra sociedad. El odio, muy por el contrario, generará en el futuro hechos mucho más aberrantes de los que vivimos en el presente. Si lo que proponen es que los preses se pudrán en la cárcel, les garantizo que su propuesta ha salido victoriosa. En el año 2020 el Estado Provincial propició la muerte de 178 preses, o sea un muerto cado dos días.
Mi propuesta es muy distinta. Mi propuesta no queda en palabras. Yo le pongo el cuerpo a mi propuesta.
Ustedes sigan puteando. Ustedes sigan amenazando. Yo seguiré militando.

Contenido Relacionado

Leave a Reply